sábado, 11 de junio de 2016

Visita el Jardín Botánico Atlántico de Gijón

El Jardín Botánico de Gijón es un sueño que al final se hizo realidad cuando se consiguieron los medios económicos necesarios, suministrados por el Principado de Asturias, la Unión Europea y el Ayuntamiento de Gijón.
Es la primavera del año 2003 cuando el Jardín abre al público sus primeras 16 hectáreas, de las aproximadamente 25 que hay en la actualidad.

Visitar el Jardín Botánico de Gijón

La visita al Jardín Atlántico hace posible conocer la vegetación y la flora de la región cantábrica, al mismo tiempo que deleitarse en audiovisuales, exposiciones, audioguías e información de todo tipo. Las visitas guiadas también ayudan a la hora de obtener mayor información del entorno.

Jardín Botánico Atlántico, Gijón

El Jardín es un museo repleto de vida, siempre cambiante, por lo que dependiendo del mes, se encontrará con seguridad algo distinto. Las plantas, las flores, el colorido, todo tiene un sabor diferente en cada período del año.

Regiones vegetales del Jardín Botánico Atlántico

El Jardín está dividido en cuatro zonas: Entorno Cantábrico, Factoría Vegetal, Jardín de la Isla e Itinerario Atlántico.
El laurel es la firma del Entorno Cantábrico, donde también se localizan abedules, alcornoques, hayas y robles.
La Factoría Vegetal está simbolizada por el olivo y la vid. Los frutales, los cultivos de cereales, las malas hierbas y las plantas medicinales son otras representaciones de esta zona.

Jardín Botánico de Gijón

El Jardín de la Isla se remonta al siglo XIX y era propiedad del empresario asturiano Florencio Valdés. En él se pueden hallar desde plátanos y camelias, hasta un bonito estanque.
El Itinerario Atlántico es un viaje por los paisajes naturales del Atlántico Norte.

Florencio Valdés

Nace en Gijón en 1836, hijo de José María Valdés, capitán retirado, y María del Carmen Menéndez.
A Florencio Valdés todavía se le recuerda en la actualidad como fundador del cine Campos Elíseos, que se inauguró en 1876 y desapareció en el año 1963.
Su amor por las plantas y la jardinería le llevó a crear un jardín en su casa que alimentaba con nuevas ideas captadas de sus viajes por Europa, donde incluso se hacía acompañar en algunas ocasiones por uno de sus jardineros.
Actualmente esa pasión por la jardinería se ve reflejada en una parte del Jardín Botánico de Gijón, que pertenece a la que fue la finca de este empresario y mecenas asturiano.

La noche mágica del Jardín Botánico Atlántico

Todos los veranos, el Jardín Botánico de Gijón se viste de fantasía. Por sus callejuelas vegetales corren seres de otros mundos. Esos seres que habitualmente están, pero que no se dejan ver, cobran corporeidad algunas noches de los meses de julio y agosto, para dejarse ver por los visitantes, especialmente por los niños.

Jardín Botánico Atlántico

Protagonistas eternos de la mitología asturiana, se aparecen en el Jardín para revelar sus saberes ocultos. Hadas, cuélebres, xanas, ventolines, brujas y trasgus, esperan escondidos tras los árboles a los invitados que quieran compartir esas nocturnas horas con ellos.

El Jardín Botánico de Gijón

Repleto de vida cambiante y diversa, el Jardín Botánico Atlántico es un museo natural de obligada visita para los amantes de las plantas y la jardinería. También para los que desean aprender algo más sobre la flora de esta región y, sobre todo, para los que quieran disfrutar de unas horas rodeados de la belleza y tranquilidad de un trocito de naturaleza.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario